Vóley PlayaNOTICIAS

Entrevista a Lili Fernández y Paula Soria antes de su estreno oficial en México

165vistas

La carrera por estar presente en los Juegos Olímpicos de París 2024 ya ha empezado para las alicantinas Liliana Fernández y Paula Soria. Las jugadoras de vóley playa de Benidorm y Orihuela debutan oficialmente como pareja la semana que viene en México y en estos primeros torneos ya empiezan a acumular puntos de cara a la cita olímpica.

Si logran su ambicioso objetivo, ambas lo vivirán de manera diferente, ya que serían los cuartos juegos de Lili y los primeros para Paula. La benidormense es una leyenda del voley playa español y ahora persigue otro sueño olímpico a los 36 años y siendo madre de dos niños.

«Ahora empiezo a notar que voy recuperando el salto, la velocidad y la explosividad después del segundo parto», explica Lili Fernández, quien dio a luz a Oliver el 31 de mayo de 2022. «Embarazada no podía entrenar fuerza ni explosividad y todo eso se pierde y hay que empezar de cero», recuerda.

Tras 15 años formando pareja con Elsa Baquerizo, ahora Lili ve como un gran reto esta nueva oportunidad de seguir dando batalla junto a otra alicantina, la oriolana Paula Soria. «Hay que se realista, la semana que viene debutamos en México como pareja porque hasta el momento no hemos jugado nada. Somos ambiciosas, pero hay que ir con calma, viendo nuestro nivel y dónde nos pone la competición», explica Lili.

El objetivo de clasificarse para los Juegos Olímpicos de París 2024 está ahí en el horizonte pero la jugadora nacida en Benidorm y afincada en Tenerife no pierde el sueño por ello: «Todos los puntos suman desde ya y la vía de acceso más sencilla de clasificarse es estar entre las 16 mejores parejas del mundo por ranking. Lo de sencilla con todas las comillas del mundo porque el nivel es muy alto. Hay también un Mundial y un Europeo donde se decidirán muchas cosas… Lo importante es empezar a sumar, coger sensaciones e ir progresando».

Lili se separará por primera vez de su hijo Oliver para viajar a México y asume con resignación que es un peaje que debe pagar por ser deportista profesional. «Antes viajaba mi marido con mi hijo mayor pero ahora es imposible, el mayor tiene colegio y todo se complica. Meteremos al pequeño en la guardería, no queda otra», explica.

Poru parte, Paula Soria, de 30 años, no niega que está disfrutando como una niña de esta nueva etapa junto a Lili: «Es que para mí era ella un referente total y ahora estamos jugando juntas, es una pasada».

La oriolana destaca que ambas comparte «el carácter ganador y la garra». «Somos ambiciosas, peleonas y vamos a por todas, pero sabiendo también que jugamos juntas por primera vez y que Lili todavía no está al cien por cien», explica.

Soria no dudó en hacer las maletas rumbo a Tenerife cuando le surgió la posibilidad de formar pareja con Lili y está muy ilusionado por los meses cargados de competición que vienen por delante. «El objetivo de París 2024 está ahí, pero hay que ir con calma y empezar a sumar donde se pueda. Hay muchísima competición este año, por lo que nos vamos a rodar muy rápido», afirma.

La jugadora de Orihuela destaca la fortaleza mental, la experiencia y el positivismo de su compañera Lili: «Nunca te tira hacia abajo, todo lo contrario, te anima, tiene mucha experiencia y mentalmente es muy fuerte, muy positiva».

En este sentido, Soria admite que trabaja desde hace varios años con un psicólogo para poder mejorar en ese aspecto: «Siempre he tenido mucho carácter, pero no sabía encauzarlo, ahora he mejorado bastante en eso tras mucho trabajo con un psicólogo y creo que estoy en un momento de madurez».

De cara a su estreno del día 17 en México, la oriolana valora que haya entrado directamente al cuadro principal: «Estar en el ‘main draw’ es importante, vamos muy ilusionadas, hemos trabajado duro y queremos empezar a sumar puntos».