NOTICIAS

No hay quien pare a Ana Goyanes: 45 años y en Superliga 2

535vistas

El término “incombustible” se ajusta como un guante a la valenciana Ana Goyanes. A sus 45 años sigue dando guerra en las pistas al máximo nivel y la temporada venidera competirá en Superliga 2 (categoría de plata del voleibol nacional) con el CV Valencia. Su entrenador Juanjo Susín sólo tiene palabras de agradecimiento y elogio hacia ella y la jugadora tiene claro que su lugar sigue estando en la pista: “Lo primero y principal es que sigo ayudando y siendo útil al equipo. Y además el voleibol es mi gran pasión, genero endorfinas que me hacen sentirme mejor y me encanta competir a buen nivel, por eso he decidido seguir otro año más”, afirma Goyanes. El ascenso a una categoría más competitiva como Superliga 2 no ha variado la hoja de ruta de la jugadora valenciana. “Llevo jugando en la categoría de plata prácticamente desde que era cadete, a excepción de estos últimos años con Valencia. Conozco la competición y sé que puedo seguir ayudando al equipo”, explica.

Además de jugadora, Goyanes es madre y tiene un puesto de responsabilidad en una editoral. Aún así, no le cuesta entrenar y disfruta junto a niñas que podrían ser sus hijas. “Soy un poco la abuela cebolleta“, bromea. “Está claro que hay un brecha generacional importante, pero mentalmente no me siento tan alejada de ellas”. La valenciana reconoce que físicamente no es la misma que hace 20 años pero considera “clave” no haber sufrido nunca una lesión grave: “Nunca he llevado una escayola y empecé a jugar con 9 años. No tengo la potencia, la velocidad y los reflejos que tenía con 20, pero en recepción, defensa y colocación tengo mucho bagaje. Llego a veces más rápido a las bolas que las más jóvenes por la lectura del juego. También he aprendido a competir mejor bajo presión y a saber bien cuáles son los puntos clave. Creo que todo esto ayudo al equipo”, afirma.

Su entrenador Juanjo Susín lo corrobora: “Ella jugaba de líbero y la cuando la puse de receptora me decía de broma que la había puesto a saltar siete años después. Tiene un saber estar y un aplomo extraordinarios, por lo que acabó siendo titular y protagonista en el equipo. No será la más rápida y la más fuerte, pero se conoce muy bien, aporta mucha seguridad al grupo”. Y añade: “Yo no regalo nada, si sigue en el equipo es porque es importante para nosotros”.

Susín valora su aportación dentro de la pista, pero, sobre todo, el ejemplo que da al resto de compañeras: “Tiene un mérito brutal. Es madre, tiene una profesión de responsabilidad y luego compite y entrena como la primera. Ella ya estaba jugando cuando algunas compañeras suyas no habían nacido y la ilusión que tiene es la misma”.